Cómo conseguir una melena de cine con un sencillo gesto

La clave está en el cepillado

anamas

Grace Kelly, Ava Gardner, Marilyn Monroe o Rita Hayworth tenían algo en común además de ser grandes actrices y es que  todas lucían una preciosa melena. Algo que no es casualidad sino fruto de un gesto muy concreto, cepillarse el pelo durante varios minutos por la mañana y por la noche. Te contamos cómo conseguir una melena de cine con un sencillo gesto

Pero sabes cómo cepillarte bien el cabello, en declaraciones a Mujer de Hoy, Claudia di Paolo, experta en belleza y creadora del concepto Spa Capilar, explica cómo hacerlo:

«Un correcto cepillado, oxigena, limpia y reduce los excesos lipídicos de la raíz, elimina residuos adheridos y mejora el estado de la cutícula, favoreciendo su suavidad y brillo. Su acción sobre el cuero cabelludo promueve la microcirculación y activa el flujo sanguíneo, por lo que mejora el transito de nutrientes al bulbo capilar, y en consecuencia la regeneración del cabello. Esta estimulación ayuda también a regular el cuero cabelludo con excesos de grasa. El cepillado reparte el lípido desde las raíces a lo largo de la melena, lo que promueve que las puntas no se deshidraten».

Melena de cine cepillándote bien el cabello

Getty

Además cepillarnos el pelo ayuda a eliminar la suciedad que acumulamos durante el día, sobre todo si vivimos en la ciudad tal y cómo explica la experta, «al hacerlo desprendemos los residuos que se adhieren a el a lo largo del día como la polución, por lo que mantendremos el pelo limpio por más tiempo. Y por último el cepillado – sobre todo si lo hacemos con un cepillo de calidad – ayuda a sellar la cutícula, que tiende a descamarse con el paso del tiempo por factores externos o procesos químicos. La acción del cepillado pule las cutículas levantadas y ayuda a recuperar la suavidad y el brillo».

Es muy importante  elegir un cepillo adecuado a cada tipo de cabello, debemos poner especial atención en que sea un cepillo de cerdas muy suaves, si usamos un cepillo de cerdas muy duras dañaremos el cabello, las ideales son las que mezclan fibra de nailon y cerda de jabalí.

Además no olvides mantener tu cepillo limpio y sin residuos ni impurezas, para ello debemos lavarlo una vez a la semana con champú para bebés o jabón, así eliminaremos la grasa y el polvo que se van acumulando. Después de lavarlo déjalo apoyado boca abajo para que la madera se seque bien del todo.

 

MÁS SOBRE: