Grasa abdominal, no está todo perdido: trucos para reducirla

anamas

Cuando ganamos peso la grasa no se acumula en la misma zona, siempre tenemos tendencia a acumular grasa en una zona concreta del cuerpo dependiendo de nuestra edad y complexión.

El abdomen es una de las zonas más propensas a acumular esa grasa y por eso son muchas las personas a las que les  preocupa cómo perderla, no se trata sólo de una cuestión estética sino también de salud, ya que hay estudios que sugieren que la acumulación de grasa en esta zona está relacionada con enfermedades del corazón y diabetes tipo dos.

Pero no está todo perdido, hay algunos gestos sencillos que puedes hacer en tu día a día para eliminar esa grasa abdominal.

Menos azúcar y más proteínas

mujer bollo donut azúcar

Consumir azúcar en exceso puede favorecer la acumulación de grasa alrededor del abdomen y el hígado, provocando la resistencia a la insulina y  problemas metabólicos.

Por otro lado añadir proteínas a tu dieta, estimulará el metabolismo y además te ayudará a reducir el hambre y los antojos y por lo tanto a perder grasa y a adelgazar.

Reduce los carbohidratos refinados

pan aceitunas

  Comer menos carbohidratos refinados (pan, arroz blanco y refrescos) hace perder grasa, especialmente la que se acumula en el vientre y alrededor del hígado y adelgazar.

Se trata simplemente de sustituir los carbohidratos refinados por carbohidratos almidonados, que son los que están presentes en verduras y granos integrales.

Reduce la grasa abdominal bebiendo agua y disminuyendo la sal

Consumir agua justo antes de las comidas, reduce el apetito y la ingesta de calorías. Es mucho mejor beber agua, que no aporta calorías a tu dieta, en vez otras bebidas que contienen azúcares y si aportan calorías.

La sal retiene líquidos y especialmente alrededor del abdomen por lo que crea hinchazón. Por eso es recomendable evitar sazonar demasiado las comidas con sal y reducir el consumo de productos enlatados que suelen llevar sal y azúcares añadidos.

Evita el consumo de alimentos procesados, aportan muchas calorías, grasas y azúcares y todo ello favorece la formación de grasa visceral.

Reduce la ingesta de salsas y condimenta tus comidas con hierbas y especias.

Evita el consumo de alcohol, cuando bebemos el cuerpo tira de glucógeno para descomponer el alcohol y el resto lo almacena en forma de grasa.

MÁS SOBRE: