Isidro Montalvo vuelve a su infancia y dedica una poesía a los dueños de conejos

Rodrigo Díaz

En la infancia de Isidro Montalvo había un hecho que siempre se repetía: Familiares y vecinos con un conejo como mascota.


Fascinado por este detalle, el humorista va a querer dedicarles una poesía a estos precioso animal: «Más ágil que el mismo viento, roe por donde pasa en busca de su alimento«.

Animales de compañía que se encuentran con mucha frecuencia en el campo, tal y como recuerda el propio Isidro. Así normal que, a día de hoy, haya miles y miles en su antiguo pueblo.

«Conejito, conejito… Deja de ser picarrón o te daré tres palmadas en tu cola de algodón», remata en esta poesía que ha cautivado a Saray Esteso y al resto del equipo atrevido, ¿a quién dedicara su próxima noche de inspiración?

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO