Luce este verano unos pies cuidados ¡hazlo tú misma en casa!

anamas

Los pies suelen ser los grandes olvidados de nuestra anatomía,  pero sin embargo son una parte esencial e importantísima de nuestro cuerpo ya que nos sostienen y nos llevan a todas partes. Son fuertes pero eso no quiere decir que no necesiten que los cuidemos.Descuidarlos puede acarrearnos dolores incluso de espalda en un futuro.

Pero no se trata solo de una cuestión estética, cuidarnos los pies va más allá de pintarnos las uñas. Para lucir unos pies sin durezas ni talones agrietados debemos seguir ciertas rutinas, además de para mantenerlos sanos y fuertes. Tu organismo en general te lo agradecerá.

Empieza dándote un baño caliente de pies con sal gruesa durante media hora una vez a la semana. Esto te ayudará a relajar y descansar los pies. Alterna cada quince días un baño de pies con agua caliente durante unos minutos con uno de agua fría después. Esto beneficiará tu circulación.

Recuerda secarlos bien, sobre todo entre los dedos para evitar así que aparezcan hongos.

La importancia de la hidratación de los pies

Usar piedra pómez después de la ducha o durante un baño caliente, insistiendo en  las zonas donde aparecen las durezas, como los talones,  te ayudará a tener tus pies cómo los de un bebé, después hidrátalos con crema hidratante o aceite esencial realizando movimientos circulares con un poco de presión.

Andar descalzo e ir de puntillas los fortalecerá y si haces rodar una pelota con tus pies mejorarás la circulación. Evita el uso de tacón muy alto y de calzado demasiado apretado.

Corta las uñas en horizontal para evitar que se deformen o encarnen.

Algunos trucos caseros

Puedes hacerte tu propia exfoliante de pies añadiendo a tu crema hidratante dos cucharadas de azúcar. Eliminarás las células muertas de los talones si los masajeas con esta mezcla.

Una gran hidratante para los pies es a base de plátano, basta con meterlos en la licuadora y aplicar en los talones durante diez minutos una vez a la semana.

Si están muy resecos o agrietados un buen remedio casero es usar zumo de limón mezclado con vaselina.

Contra las durezas puedes usar una mezcla de dos puñados de sal, tres cucharadas de aceite de aguacate y dos gotas de aceite esencial de menta. Aplica la mezcla durante unos minutos y aclara con agua tibia, acabarás con las durezas.

Algunos datos

Análisis de datos en el ordenador

A pesar  de todo según el Estudio de Hábitos de Cuidado e Hidratación de los pies de los españoles, 9 de cada 10 españoles consideran importante el cuidado de los pies.

Un  73% afirma aplicarse crema en los pies e hidratarse, y junto con el lavado de los pies (31%) o cortar las uñas (31%), son las medidas higiénicas más seguidas e implementadas.

 

 

 

MÁS SOBRE: