Por qué te estancas a la hora de adelgazar

Esto es lo que falla en tu dieta

anamas

Si llevas un tiempo intentando adelgazar pero te has estancado y los últimos kilos te están costando mucho, te contamos una serie de gestos que pueden ayudarte en tu objetivo.

Es muy común que después de bajar varios kilos nos estanquemos o al menos no bajemos de peso tan rápido, algo que puede resultarnos muy frustrante.

Existe una relación dinámica entre peso y apetito, de hecho las personas siempre estamos preparadas para comer de forma natural. Pero cuando bajamos de peso, la pérdida se va ralentizando por dos motivos, necesitamos menos energía cuanto más adelgazamos, lo que llamamos metabolismo lento, a menos peso menos energía necesitamos quemar para mover el cuerpo.

En segundo lugar el apetito aumenta a medida que perdemos peso, esto es por la leptina, la hormona que informa al cerebro sobre cuánta grasa se almacena en el organismo, a más grasa, más leptina, y menos apetito. Pero cuando perdemos grasa liberamos menos leptina y aumenta el apetito.

Adelgazar, consejos para no estancarte

  • Lo primero es asegurarte de que no te has relajado con el ejercicio y/o la comida.  Según las investigaciones, fluctuar entre reglas estrictas y laxas puede contribuir al estancamiento del peso.
  • Intenta reducir un poco más las calorías diarias, eso si nunca por debajo de las 1200.
  • Plantéate hacer un entrenamiento más intenso, si añades a tu ejercicio aeróbico ejercicios como el levantamiento de pesas para aumentar tu masa muscular te ayudará a quemar más calorías.
  • Por último aumenta tus actividades diarias, por ejemplo camina más durante el día, usa menos el coche y el autobús y aprovecha cualquier excusa para moverte, por ejemplo subir andando en vez de en ascensor.

Y sobre todo celebra tus éxitos y no te des por vencido.

 

MÁS SOBRE: