Alimentos para proteger tu piel de la exposición al sol

anamas

El sol mejora nuestro estado de ánimo y es bueno para fijar algunas vitaminas y para nuestra salud en general, ahora que comienza el buen tiempo seguro que te apetece pasar más tiempo al aire libre y recibir esos primeros rayos de sol.

Para conseguir un bronceado más duradero es bueno preparar la piel de dentro hacia afuera y hay muchos alimentos llenos de vitaminas y minerales que son muy buenos para tu piel y la preparan para recibir el sol.

Te contamos cuales son los más recomendables.

Zanahorias, tomates y pimientos rojos

 

Las zanahorias son muy buenas para el cuidado de la piel en general por la cantidad de carotenoides que contienen. Además de ser de bastante ayuda a la hora de aumentar, reforzar y alargar el bronceado natural.

Tomates y zahonarias

El licopeno, un antioxidante, que proporciona el color rojo a los tomates es lo que les hace tan beneficiosos para la piel, ayudan a mantener la piel joven gracias también a que contiene vitamina C, muy importante para combatir la formación de radicales libres que tienen mucho que ver en el envejecimiento de la piel.

El licopeno también se encuentra en el pomelo rosado, la col roja o la sandía.

Los pimientos rojos también contienen licopeno y betacaroteno que protegen la piel del daño de la radiación ultravioleta y disminuyen la intensidad de las quemaduras del sol.

Proporcionan  los mismos beneficios que encontramos en las zanahorias y en los tomates.

Espinacas y verduras de hoja verde

Todas las verduras y vegetales de hoja verde, como las coles de Bruselas, lechugas, coles y acelgas son las principales fuentes de luteína y zeaxantina, dos antioxidantes que inhiben el crecimiento celular originado por la radiación ultravioleta.

Las  espinacas, además proporcionan betacaroteno, que ayuda a prepara la piel para la exposición al sol y aumenta el bronceado natural. Además su contenido en vitamina C protege la piel del daño causado por los rayos ultravioleta.

Fresas y cítricos

Las fresas protegen la piel de las quemaduras del sol y además tienen mucha vitamina C que hace que reduzcan la acción negativa de los radicales libres que intervienen en la formación de enfermedades crónicas, como el cáncer, y algunos de los principales signos del envejecimiento prematuro.

Su contenido en taninos ayudan a reducir el dolor causado por las quemaduras solares.

Si las aplicamos directamente sobre la piel frotando proporcionarán un alivio inmediato a las quemaduras del sol.

Los cítricos son muy ricos en vitamina C y en limoneno, un principio activo que se asocia con un 34 por ciento menos de riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Lo mismo ocurre con las granadas también cuentan con un alto contenido en antioxidantes, incluyendo el ácido elágico, que puede ser de mucha ayuda a la hora de proteger la piel contra el daño celular causado por los rayos ultravioleta UVA y UVB.

MÁS SOBRE: