tahini

¿Qué es el tahini y cuáles son sus propiedades?

Noemí Fernández

En pleno boom por la comida sana, más si cabe con la vuelta a la rutina de septiembre, es probable que estés buscando algunas alternativas para tu dieta o ciertos alimentos que introducir en ella y hacer pequeños cambios que notar a la larga. En medio de este escenario, seguramente ya te habrás dado cuenta del furor por las semillas en la alimentación: chía, lino, amapola… Pues otra de las que más éxito está alcanzando en nuestra sociedad es el tahini, aunque quizás no es en semillas como has visto este alimento (disponible en supermercados Mercadona por 2,80 euros el tarro de 200 gramos). ¡Te contamos el porqué!

¿Qué es el tahini?

tahini

El tahini en sí no son semillas, sino una pasta o crema hecha a partir de semillas, concretamente, las de sésamo. De hecho, su nombre proviene de la palabra árabe «tahain», que significa «harina». Su otro ingrediente es solamente aceite de oliva. Tipos de tahini:

  • Tahini blanco. Se elabora con semillas de sésamo crudas y sin cáscara. Entre sus beneficios se encuentra que conserva sus propiedades previas a haber sido tostado, pero entre sus inconvenientes está que es más difícil de asimilar por nuestro organismo.
  • Tahini integral. Se hace con las semillas enteras tostadas y es el más popular. Tiene un sabor más intenso.

Propiedades del tahini

Estas son algunas de las cualidades que han hecho del tahini un “súper alimento”:

  • Se trata de un alimento muy rico en ácidos grasos esenciales como omega 6 y omega 9. Pero, cuidado, aunque se trate de las consideradas “grasas sanas” no se debe consumir en exceso, ya que es muy calórico aunque sea muy nutritivo.
  • Rica en proteínas de origen vegetal.
  • Fuente de vitaminas, especialmente, las del grupo B.
  • Aporte de minerales como hierro, calcio, magnesio, zinc y fósforo. Especialmente rico en calcio, pudiendo ser el beneficio de su consumo equiparable al de la leche, por lo que es bueno para los huesos.
  • Ideal para reducir el colesterol por su contenido en fitoesteroles.

Cómo introducir el tahini en nuestra dieta

tahini

Se trata de un alimento muy común en otras culturas, especialmente en gastronomías como la turca o la hindú, donde las legumbres, los frutos secos y las semillas aparecen en muchas recetas como ingredientes principales. Y aunque el tahini se acostumbra a asociar con el hummus, no es la única aplicación que tiene, ni mucho menos.

  • En tostas, untado o como aperitivo para dippear. Combinarlo simplemente con tu pan favorito es una de las formas más usuales de comer tahini.
  • Como condimento. Es aquí donde aparece su tan popular presencia en el hummus. Sin embargo, no es la única receta en la que lo puedes usar para potenciar sabor y, por supuesto, beneficiarte de sus propiedades, sino que también lo puedes añadir a cremas y purés.
  • En dulces y postres. Probablemente uno de sus usos más exitoso en los últimos meses y que está marcando tendencia. ¿Por qué? En lugar de utilizar alguna harina refinada para la repostería casera, el tahini conseguirá que nuestros postres sean mucho más saludables. Además, el sabor es de lo más sorprendente. Entre las recetas más exitosas se encuentran las de galletas.

MÁS SOBRE: