Noticia

¿Qué es la dependencia emocional?. 4 claves para averiguar si la estas sufriendo

01/03/2021, a las 22:24


La dependencia emocional es un problema cada vez más arraigado en nuestra sociedad y quienes lo sufren rara vez son conscientes de ello. Casi siempre la asociamos con relaciones de pareja, aunque también puede dirigirse hacia familiares o amigos. Es normal que las personas que queremos sean importantes para nosotros, pero existe una línea muy peligrosa y fácil de traspasar. ¿Cómo sabemos si somos dependientes? ¿Dónde está el límite? A continuación, en ¿Qué falló en lo vuestro?, os traemos 4 claves para averiguarlo.

1)¿Amor o dependencia?

Querer a alguien no es lo mismo que necesitarle. Diferenciar este matiz es el primer paso para comprender la dependencia emocional y establecer relaciones sanas. El problema nace cuando necesitamos a la otra persona para sentirnos bien en vez de preferir su compañía desde la autonomía y la libertad. Alguien dependiente tiene una fijación excesiva por la otra persona y la necesidad de saber lo que hace en todo momento.

 

2) Miedo desproporcionado

Es normal que nos preocupe la idea de perder a nuestros seres queridos. Sin embargo, cuando este miedo es irracional y nos atormenta constantemente se convierte en algo muy peligroso. Este temor desproporcionado nace cuando una de las partes de la relación es incapaz de ser feliz sin la otra.

 

3) Identidad anulada

Una persona dependiente anula sus propios deseos y voluntades para priorizar los del resto. Cree que las opiniones de los demás son mucho más importantes y valiosas que la suya, y que si exterioriza sus pensamientos causará una mala impresión. Por eso vive por y para la persona de la que depende y anula su identidad con el objetivo de agradarle, incluso si perjudica sus propios intereses.

 

4) Idealización

La dependencia comienza cuando una persona desarrolla una adicción por otra, se “engancha” completamente a ella. Casi siempre la idealiza, justifica todos sus comportamientos y no encuentra ningún defecto en su personalidad. El resultado es una concepción descompensada de la relación en la que una de sus partes está por encima de la otra.

 

Por lo tanto, si sientes necesidad por saber de otra persona, tienes demasiado miedo a perderla, priorizas sus intereses a los tuyos e idealizas su personalidad, posiblemente sufras dependencia emocional hacia ella. En ese caso, lo mejor sería replantearse los fundamentos de esa relación y los beneficios que aporta.

Webs de PRISA

cerrar ventana