¿Haces dieta y no adelgazas? Estas pueden ser las razones

Si a pesar de cuidarte con la comida no logras ver resultados, revisa tus hábitos

anamas

Si llevas unas semanas haciendo dieta y ves que todos tus esfuerzos son en vano, puede que estés haciendo algunas cosas mal. ¿Haces dieta y no adelgazas?, estas pueden ser las razones, que por otra parte pueden ser diferentes en cada caso. Te contamos algunos de los errores que puedes estar cometiendo a la hora de adelgazar.

Te resultará útil revisar tus hábitos y cambiarlos en algún caso. Lo primero en lo que te debes fijar es en tu nivel de sedentarismo ya que cuanto menos te muevas menos calorías consumirás con lo que seguirás consumiendo calorías de más.

El alcohol es otro gran enemigo del peso, así que si sigues tomándote alguna cervecita debes ir pensando en eliminar esta costumbre de tus hábitos o al menos reducir la frecuencia.

¿Haces dieta y no adelgazas?, otros factores que pueden influir

Otra de las grandes trabas que puedes estar poniéndote a la hora de adelgazar es consumir alimentos precocinados, además de embutidos o quesos curados que son altos en sal. Igualmente debes evitar la ingesta de grasas saturadas y grasas trans, impedirán que bajes de peso y además afectar a tu colesterol.

Elimina salsas, harinas refinadas y refrescos, sólo te aportarán satisfacción inmediata y muchos kilos de más después, contrólate.

Fíjate además en la variedad de alimentos,  intenta diversificarlos e ir incorporando cada día nuevos, comer siempre lo mismo puede hacer que nos cansemos y piquemos entre horas, además de que a nuestro cuerpo le falten algunos nutrientes, eso sí si tienes un antojo puntual de un alimento no te lo prohíbas ya que acabarás dándote un atracón, es mejor disfrutar de un par de galletas que comerte un paquete.

La ansiedad y el estrés, son grandes inconvenientes e impedimentos a la hora de adelgazar, así que aunque te resulte complicado, mantenlos alejados de tu vida, practicar yoga o meditación puede ayudarte.

Y sobre todo organízate, si consigues que tu cuerpo establezca unos horarios concretos de alimentación y te das un tiempo para cocinar lo notarás también en la pérdida de peso.

Una buena manera de organizar tu comida y además sin tener que contar calorías es utilizar el plato de Harvard, para ello utiliza un bol grande para la verdura, (ensalada, verdura cocida, crema de verduras…) y dos boles pequeños o dos platos medianos,  uno para los cereales y las legumbres y otro para la proteína (huevo, carne, pescado…). De postre, siempre fruta o yogur natural sin azúcar.

 

MÁS SOBRE: