Las lágrimas de Rosa Benito para pedir perdón a Lecquio

"Sería incapaz de decir algo que pueda afectar a sus sentimientos", dijo entre lágrimas

anamas

Parece que la guerra entre Rosa Benito y Alessandro Lecquio ha llegado a su fin, al menos por parte de la ex mujer de Amador Mohedano que se explicaba en Ya es medio dia, el programa de Sonsoles Ónega en el que es colaboradora.

Y es que hace días Rosa le pedía a Lecquio que no nombraran a sus respectivas familias en su disputa personal y él respondía que Rosa dijo que «le daba pena por sus circunstancias personales». Algo a lo que la cuñada de Rocío Jurado ha respondido entre lágrimas diciendo,»Yo sería incapaz, pero ni a él ni a nadie, de decir algo que pueda afectar a sus sentimientos. Jamás».

«Me acuerdo y me da mucha pena que puedan pensar algo así. Tengo que decir que he ido a buscarlo y luego lo cuento», decía sin dejar de llorar mientras la presentadora del programa trataba de calmarla.

El perdón de Rosa Benito a Lecquio

Instagram

La colaboradora explicaba en Ya es medio día que nada más llegar a los estudios de Telecinco había buscado a Lecquio para hablar con él,  «salir a buscar a Alessandro primero para decirle que si él pensaba eso yo, desde luego, le pedía perdón». Pero él también me lo ha pedido, refiriéndose a lo de mi hija» . 

Y es que en medio del conflicto Lecquio hablaba de Rosario Mohedano, la hija de Rosa y parece que no la dejaba en muy buen lugar, algo que ella misma le echaba en cara, ‘pusiste a mi hija de puta y mi hija tiene tres niños de colegio’.

Y defendía a su hija, «está haciendo su música»: «Lleva cuatro años componiendo su música, cantando, trabajando y haciendo bolos y no se le reconoce. Siempre me atacan a mí con ella. Lo veo injusto. Como yo le he dicho a él (a Lecquio):  Creo que ya basta. Rosario Mohedano ha demostrado ser una artista. Canta y lo hace muy bien porque, si no, ella misma se hubiera retirado. No es gilipollas, sabe lo que hace y cómo lo hace. Es una luchadora constante y llevan veinte años machacándola. Otra persona ya se habría quitado del medio».

Benito dejaba claro que el tema con Lecquio estaba completamente aclarado, que tras la conversación que habían mantenido se habían entendido perfectamente, que, «Jamás en mi vida hubiera pensado que él o alguien, al oírme hablar, pudiera pensar que lo he hecho con esa intención» y que nunca haría alusiones a su situación personal, «Yo no me metería con nadie que tiene hijos. Me puedo meter contigo, pero no con tus hijos. Es injusto», terminaba diciendo.

MÁS SOBRE: