Una joven guarda todas sus cosas en cajas de forma organizada.

8 consejos para gestionar una mudanza y no morir en el intento

La mayoría de las personas que hacen una mudanza sufren estrés y ansiedad

Teresa Moreno

Las mudanzas siempre son un momento de estrés y mucha ansiedad, ya que el hecho de empaquetar todo supone siempre “poner tu vida patas arriba”, ya que hasta que haces efectivo el traslado pueden pasar varios días. A eso le sumas, la ya tan frecuente situación de no encontrar nada cuando desembalas todas las cajas y tu ansiedad se triplica. Te suena, ¿verdad? La mudanza es siempre algo muy temido, pero eso puede cambiar a partir de ahora.

Según un portal web inmobiliario al menos el 75% de los españoles han cambiado de hogar una vez, aunque la media indica que acabarán realizando hasta cuatro mudanzas a lo largo de nuestra vida. Algo que contrasta notoriamente con otros países vecinos siendo España el país que menos se muda de todo el continente.  

El propio estudio del especialista inmobiliario Pisos.com la situación ha cambiado considerablemente desde 2008 y con la llegada de la pandemia, ya que España ha descendido ligeramente su tendencia de ser un país de propietarios. Alrededor de un 50% de la generación millennial opta por un alquiler porque no puede hacer frente a la compra de una vivienda. Y es justo ahí cuando empieza a aparecer el estrés y la ansiedad porque las necesidades cambian y eso les obliga a cambiar su casa con frecuencia. 


El diario El País rescata un estudio publicado por la Universidad de Helsinki en colaboración con University College de Londres en la que varios psicólogos, Markus Jokela y Liisa Keltikangas-Järvinen, relacionan que los movimientos migratorios están marcados en cierta manera por la personalidad. De esta forma, las personas que más se cambien de casa serán aquellas que sean más extrovertidas y abiertas a nuevas experiencias, mientras que las que se muestran más reacias serán aquellas que normalmente suelen ver el traslado de casa como un problema.  

Una chica empaqueta todas sus pertenencias.
Getty

Consejos para hacer una mudanza organizada y llevadera 

Independientemente de tu forma de ser, las mudanzas siempre son un momento muy estresante para todo aquel que lo sufre. Para evitar en la medida de lo posible que esto te genere una situación de máximo estrés e incluso, algún que otro ataque de ansiedad, desde Cadena Dial te vamos a dar algunos consejos para sobrellevar tu mudanza y no morir en el intento, sí. 

Preparar lista con todas las tareas

Es importante gestionar el tiempo y por eso, es imprescindible que semanas previas a tu traslado puedas elaborar un briefing con todas las cosas pendientes, que aún te quedan por hacer y por dónde quieres empezar. 

Haz limpieza antes de preparar la mudanza

¡Nueva casa, nueva vida! Este puede ser un buen momento para retirar de tus armarios y muebles todo aquello que no es imprescindible o no utilizas en tu día a día. Algo que te ahorrará tiempo y te ayudará a tener un quebradero de cabeza menos, ya que si lo piensas bien… ¡Pues una caja menos a empaquetar! 

Prioriza a la hora de embalar tus pertenencias 

Siguiendo con la idea de la planificación es importante que pienses el lugar de la casa por el cual quieres empezar a guardar tus pertenencias en cajas. Lo correcto sería por la habitación de invitados (si tienes) o cualquier otro habitáculo en el que no vayas a estar días previos a la mudanza, ya que evidentemente no podrás guardar todas tus cosas en la caja en un solo día.

Lo recomendable es empezar por la cocina y el salón porque son las que más tiempo inviertes en recoger, además de que en otros espacios hay electrodomésticos y bienes más básicos que necesitarás casi hasta el último día.

Equilibrar el peso en las cajas 

A veces, fruto del estrés y la desesperación, guardamos todo sin miramiento alguno, pero en realidad lo aconsejable es que las cajas estén equilibradas en peso y separando aquello que sea más frágil para evitar que se rompa. Además, es aconsejable que en las cajas más pequeñas deposites los artículos más pesados y en las grandes aquellos que son más ligeros. 

Prepara un kit con lo más básico 

Crear un kit de supervivencia con los productos más básicos los días previos a la mudanza será algo que ¡te salve literalmente la vida! Sí, como lo lees. Es algo que muchos no hacen, pero que ayuda a que algunos artículos que utilizas en el día estén a mano y luego puedas almacenar rápidamente en una caja.  

Organiza el papeleo de la mudanza

Para que todo vaya correctamente es importante que todos tus papeles, tanto de la nueva casa como de aquella que dejes, estén en regla. Eso también significa que las empresas de los servicios contratados también hayan recibido la notificación del cambio de dirección. Esto es algo también muy simple y que por los nervios y el propio estrés se suele olvidar, pero que evita graves dolores de cabeza a posteriori.  

Solicita el permiso en tu trabajo 

Otro detalle importante que tampoco se te puede pasar por alto es hablar con tu empresa para saber si te corresponde algún día o unas horas para hacer tu mudanza. La mayoría de los convenios recogen este tipo de acontecimientos. Así que, en cuanto sepas la fecha en la que te mudas es importante que se lo notifiques a tu empresa.

A estos consejos, queremos añadir uno último que tiene que ver más con tu actitud. Trata de ser positiva y organizada y verás como dejas de verlo como un problema. Ponte música, respira cuando empieces a agobiarte y, sobre todo, haz todo con calma. Una mudanza no es una tarea fácil, pero desde luego los humanos la complicamos más.  

MÁS SOBRE: