piel

Cometes estos fallos al hidratarte la piel: puedes evitarlos

Adquiere hábitos correctos para tu dermis

Ana Pérez

Todo el mundo tiene que hidratarse la piel, no solo hay que hacerlo si la tenemos seca o sensible. La forma de mantenerla hidratada puede variar entre unas personas y otras, pero tiene que ser del modo correcto.

Proporcionar agua a las células de la piel es lo que significa hidratarla. Tan solo el 50% de adultos se identifican como tener la dermis seca, y este acto te permite crear una barrera de entornos que la rodean.

Te explicamos todo lo que necesitas saber para mantener tu piel brillante e hidratada para siempre, y evitar lo que ya hacías de manera errónea.


También puedes leer:

Remedios naturales para tu piel que tienes en la cocina

El frío resta luz a la piel de tu cara: así puedes recuperarla

¿Se te cae el pelo? Añade estos alimentos a tu dieta

Come este número de frutas y verduras al día para perder peso

Aspectos en los que estamos equivocados al hidratar la piel

  1. Uso de aceites: esta es una de las tendencias más comunes, sobre todo en los círculos donde la belleza natural es clave. Los aceites funcionan atrapando el agua, y el agua es sinónimo de hidratación. Por lo tanto, usarlos puede deshidratar nuestra piel.
  2. Usar ingredientes irritantes: puede alterar la barrera y resecar la dermis.  Los sulfatos, los derivados petroquímicos, los alcoholes desnaturalizados, algunos aceites esenciales y los parabenos son algunos que debes tener en cuenta.
  3. Sobreexfoliación: este proceso hace que la piel se vea brillante, vibrante y suave, pero si lo haces con demasiada frecuencia y con agresividad, tu cutis se termina por desgastar.
  4. Mala alimentación: para la hidratación, primero hay que empezar por tener una dieta rica en nutrientes: frutas y verduras, alimentos ricos en agua.
  5. El entorno: el aire contaminado y seco causa mucha sequedad. Por ello, percátate de este cuidado para la salud.
  6. Capas incorrectas: los productos que te apliques y la cantidad de estos puede afectar su eficacia. Recuerda aplicar primero soluciones acuosas más ligeras (como sus sueros), antes de cubrirlos con cremas y aceites ricos en lípidos.
  7. Agua caliente: el agua caliente se evapora más rápido y puede eliminar la protección de la piel.

CONTENIDO PATROCINADO