gato

Errores comunes al convivir con un gato que pueden dañar tu salud

Costumbres que no son recomendables y que se deben evitar

Ana Pérez

Un gato es un animal muy independiente, que suelen hacer su vida en el hogar: deambulan, se suben donde les apetece y duermen donde más les gusta.

Por ejemplo, si hace frío, no es normal que el felino acuda a tu cama. Si les acostumbras a no dormir en tu cama, lo aceptarán. Una cama le puede aportar seguridad, y si al principio le dejar dormir contigo pero luego quieres desacostumbrarle, puedes acabar generando estrés en el animal.

Los gatos son animales de costumbres, y por lo tanto, los cambios hacen que se pongan nerviosos.


Te dejamos más situaciones que pueden generar problemas de salud para tu mascota.

Si convives con tu gato, no cometas estos errores

La falta de higiene puede hacer que el gato libere alérgenos que queden adheridos a las sábanas. Aunque no seas alérgico, estos pueden hacer que tengas problemas respiratorios.

Al ser animales que se ponen tensos fácilmente, una mudanza o un cambio en su alimentación puede ser peligroso para su salud.

También puedes leer:

¿Por qué no es saludable dormir con tu gato en la misma cama?

Esta nueva app traduce los maullidos de tu gato al momento, ¡impresionante!

Los perros pueden predecir los terremotos

Tu perro también tiene bigote y tiene una función vital

Para calmarlo en estas situaciones es mejor hacerle compañía pero sin agobiarle: ¡no le acaricies!, quédate en su campo de visión y cuando se sienta seguro, será él quien se acerque a ti.

Otro de los errores más frecuentes es alimentar al animal solo con pienso. Lo ideal es combinar el pienso seco con comida húmeda para garantizar que esté hidratado. Los gatos por herencia tienen un instinto cazador muy marcado, por ello, tienes que dejarles jugar con tus manos. Sin embargo, cuando son cachorros puede no resultar tan buena idea, y será mejor utilizar cualquier juguete con movimiento.

A la hora de elegir la decoración de la casa, es importante a tener en cuenta qué plantas va a haber. Algunas son tóxicas para los gatos, como por ejemplo, el muérdago. Esta planta tiene frutos blancos con viscotoxina, que puede provocar daños en su aparato digestivo y cardiovascular.

Otra de las cosas que no debes hacer con tu gato es cortarle el pelo. Son animales muy limpios que se pasan el tiempo cepillando su pelaje. Solo se podrá cortar cuando sea una raza que lo tenga demasiado largo o tenga nudos.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO