Omar Montes

Omar Montes sufre un inesperado desmayo durante la grabación de «Planeta Calleja»

El artista sufre un repentino mareo durante la grabación de su entrevista en un coche de carreras que conducía Jesús Calleja.

Guss González

Omar Montes era el protagonista de la última entrega de «Planeta Calleja», el programa de entrevistas y aventuras que conduce el simpático Jesus Calleja.

En su último viaje, Calleja proponía conducir un vehículo de gran potencia. Sin embargo, la aparente prueba de velocidad escondía un pequeño susto: Omar sufría un repentino desfallecimiento que ha sobresaltado al presentador que iba a los mandos.

La propuesta encerraba algunos riesgos que, como es habitual, estaba controlados por el equipo del programa. El valiente Calleja le proponía al cantante de reguetón experimentar la velocidad a bordo de un coche de carreras.


En la primera vuelta, Omar iba al volante del vehículo y Calleja como copiloto. El motor de un coche de 250 caballos rugía bajo los pies del artista que paseaba al montañista por la pista de un circuito en Suecia. Omar, muy prudente, paseaba el vehículo hasta llevarlo a la meta.

Pero la segunda vuelta venía con regalo… Jesus y Omar intercambiaban papeles. «Esto sí que zumba. Esto ni lo toques. Esto es como ver la muerte», decía Jesús mientras pisaba el acelerador de un vehículo con tracción trasera y mucha más potencia.

 

Omar Montes se desmaya

 

Sin embargo, tras el paseo inicial, Calleja se venía arriba y la situación se tornaba más peligrosa. «Corta el rollo que voy con los huevecines apretados… Madre mía, Jesús. Vamos a salir volando, hijo», comentaba el ex de Isa Pantoja.

Calleja, divertido, continuaba dándole gas… «Te juro que devuelvo, eh. No puedo con la vida…», le espetaba Montes. «Creo que me voy a desmayar, eh, Jesús», declaraba unos instantes antes de perder levemente el conocimiento.

Omar Montes sufre un mareo durante la grabación de "Planeta Calleja"
Imágenes de Mediaset.

Finalizada la vuelta, Omar preguntaba: «… ¿Qué ha pasado? ¡Me he desmayado, tío!». Y es que el riesgo de la velocidad a veces juega malas pasadas.

Calleja, por su parte, con pleno control sobre lo ocurrido, le explicaba a su equipo de producción: «… se le ha ido un poco el conocimiento, dice. Se ha desmayado, se le cerraron los ojos y se le cayó la cabeza».

CONTENIDO PATROCINADO