Trucos para ahorrar en ropa y vestir mejor

Cuida el fondo de armario e irás a la última

Ana Pérez

Comprar ropa puede ser una vía de escape cuando tenemos un día estresado o triste. Esta acción nos ayuda a sentirnos mejor pero esa euforia nos lleva a comprar por impulso y gastar más de lo que realmente queremos. Por ello, te enseñamos trucos para ahorrar y seguir vistiendo igual de bien.

Gastar menos dinero en ropa no significa que vayas a vestir peor, ya que controlar el gasto en moda puede ayudarte más adelante a comprar ropa de mejor calidad, y por lo tanto, que te durará más tiempo.

Con estas claves para ahorrar te replantearás el comprar, y lo harás solo cuando estés realmente segura. Por otra parte, descubrirás que la ropa que ya tienes en el armario es muy provechosa y tiene mil posibilidades de combinaciones.


Hábitos para ahorrar sin comprar ropa

Cuando se te presente una prenda que te encante, plantéate si vas a utilizarla a corto plazo. Si adquieres ese vestido, camiseta o pantalón que te encanta pero no lo vas a usar en poco tiempo, estás tirando el dinero y no podrás ahorrar. Esas prendas quedan condenadas al fondo del armario y te olvidas totalmente de ellas.

También puedes leer:

Acaba con los pequeños agujeros en la ropa

Trucos para ahorrar mucho en poco tiempo

¿Qué son esas bolsitas que vienen en la ropa y zapatos nuevos?

Los errores más frecuentes que cometemos a la hora de ahorrar

Cómo ahorrar 150 euros al mes de la manera más fácil posible

La clave para no cansarte de tu armario es que hay que tener prendas que coordinen entre sí y que te permitan crear diferentes modelos para diferentes ocasiones. Según los expertos, las prendas han de combinar con al menos otras tres que tengamos. De esta manera, antes de comprar pensaremos si vamos a adquirir una prenda polivalente o sin embargo, no podrás rentabilizarla lo suficiente.

Según Fashion Revolution y Greenpeace solo utilizamos un 40% de la ropa que tenemos. Es decir, siempre terminamos vistiendo con la misma vestimenta. Por ello, aunque te encanten las tendencias, piensa si encajarán en tus looks diarios y si son capaces de resaltar los básicos que ya tienes. Por el contrario, quedarán almacenadas en el armario.

Comodidad

«¿De verdad esto es cómodo?». Repítete esa frase cada vez que quieras comprar una prenda y conseguirás ahorrar. Cuando una prenda te queda muy justa te autoconvences de que vas a cuidar más tu dieta para que te valga. Grave error. Lo normal es que esos pantalones nunca salgan del armario, ya que tendrás que buscarte una motivación real.

Evita las compras compulsivas

Si ves una prenda que te guste, repasa tu armario y deja pasar al menos 24 horas para responderte si de verdad la necesitas. Puede que al pasar ese tiempo ya no tengas la necesidad de querer adquirirla, e incluso, descubras que no te gusta tanto como cuando la viste por primera vez.

Además, hazte con un buen fondo de armario de prendas básicas para que puedas combinar todo a la perfección. De esta manera, ahorrar dinero en ropa te resultará placentero, y sobre todo, lo notarás en tu bolsillo.

 

MÁS SOBRE: