Pasear ayuda a nuestro metabolismo.

Una rutina diaria de paseos, la clave de esta mujer para perder 18 kilos

Al aumento de peso le siguieron otros problemas de salud asociados, lo que llevó a esta mujer a plantearse una rutina diaria para perder peso.

Guss González

Su nombre es Priya Tiwari, una mujer de 37 años que vive en Gurgaon, cerca de Nueva Deli y que descubrió cómo una rutina de paseos podía cambiar su vida

Desde que contrajo matrimonio, su peso había ido aumentado, y con los años sus kilos de más se convirtieron en un auténtico problema de salud del que debía ocuparse.

Al principio, recuerda Priya en su relato, era más un problema de estética. Le costaba encontrar ropa de su talla y con el tiempo, su armario le dio la espalda. Finalmente, el problema fue a más y se convirtió en una prioridad en su salud, al diagnosticarle un cuadro de tiroides.


Con las primeras pruebas y el altísimo porcentaje de grasa corporal que había ido acumulado, Tiwari decidió dar un vuelco en su vida. Así, y tan solo un año después, ha conseguido un cambio radical.

Priya llegó a pesar 83 kilos, que para su altura de 1,65cm era a todas luces un exceso. Pero un apenas 14 meses, y con mucha fuerza de voluntad, pudo reducir su peso en 18 kilos.

En la actualidad, combina una dieta saludable con ejercicio diario, caminando cada día una media de una hora. Pero, ¿se puede perder peso caminando?

Rutina de paseos.

 

Una rutina de paseos para perder los kilos de más

 

«No tomé una pastilla mágica, sino que tuve que trabajar duro para conseguirlo», asegura la mujer al medio Times of India explicando cómo se había puesto en contacto con diferentes expertos en nutrición y endocrinología.

El primer paso fue cambiar su forma de alimentarse. Su dieta pasó de ser caótica a estructurada, incorporando todo tipo de alimentos saludables.

Los desayunos eran ligeros, con zumo de manzana y una tortilla sin yema. Las comidas, a base de verduras, arroz, pasta, ensaladas… Y para las cenas, fuerte contenido en proteínas, con alimentos como la soja, el pollo, el queso y el pan integral sin levaduras.

Alimentación saludable.

Pero sin duda, el cambio vino con el deporte: cada día la mujer caminaba en torno a una hora. Al principio no notaba los resultados, pero tras un tiempo y viendo que comenzaba a perder peso, Priya ya no pudo detenerse.

En tan solo 14 meses pasó de sus 83 kilos iniciales a los 65 de su peso ideal. Hoy en día, continúa con sus hábitos saludables, alimentación y ejercicio, y asegura que quiere que su hijo «se sienta orgulloso de su mamá».

 

Un cuestión de salud

 

«Pierdes la confianza y puedes exponerte a la depresión», recordaba refiriéndose no solo a su salud física, sino también a la mental, confesando episodios de ansiedad y depresión. Y es que muchas veces el peso esconde o condiciona ciertos problemas de autoestima y autoimagen.

«Beber abundante agua, caminar una hora cada día y aprender a decir ‘no’ a la comida poco saludable», son los tres secretos que Priya ha apuntalado en su vida y que para ella ha sido, y son, la clave para mantenerse sana y disfrutar de su familia.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO