Estilo de vida

¿Por qué no deberías tender nunca la ropa dentro de casa?

08/08/2018, a las 00:33

Tender la ropa es una de las actividades más rutinarias y aburridas de todas las que tenemos que afrontar en nuestra cotidianeidad. Salir a la terraza, colocar la ropa de forma adecuada, esperar a que se seque, retirarla, meterla dentro, doblarla y guardarla en los cajones correspondientes conlleva un lógico desgaste que provoca la búsqueda de atajos. El más conocido es usar el tendedero portátil tradicional y tender la ropa en el salón. Pues bien, ingeniero, ¿sabes que te estás jugando la vida?

La salud es lo primero

Sabemos que no puedes permitirte disfrutar de los servicios de una lavandería a domicilio, pero de ahí a enfermar hay un salto demasiado grande. Entre los motivos que debes tener en cuenta para no llevar a cabo esta práctica destacamos los siguientes:

– La humedad que desprende la ropa convertirá la habitación donde tiendas en un parque temático muy visitado por ácaros de diversa índole. Además, hongos y otros parásitos pueden hacer su aparición y permanecer en cortinas y paredes durante un largo tiempo.

– Enfermedades como el asma están producidas por los agentes externos arriba citados. Alergias, afecciones respiratorias e infecciones varias no tardarán en afectarte. Las esporas se irán haciendo fuertes en tu aparato respiratorio y podrían ir afectando a tu sistema inmune de forma progresiva. Niños y ancianos podrían desarrollar dolencias de pronóstico complicado.

– Un estudio en países con clima húmedo certificó que el 87 % de la población tendía la ropa dentro de su hogar. El 25 % terminó padeciendo alguna enfermedad respiratoria. La estadística es tan certera como alarmante.

Consejos prácticos para evitar problemas

Entendemos que las personas que tienden su ropa dentro de casa es por flojera o porque no tienen más espacio para llevar a cabo esta tarea. Obviamos por lo tanto, la solución de la secadora tanto por el gasto energético que supone como por problemas de presupuesto. Sin embargo, puedes solucionar el problema con estos consejos:

Tiende siempre en la misma habitación. Si es posible, que sea en la cocina o en el baño. ¿Por qué? Porque el revestimiento de las paredes permite que se limpie mejor y aplicar desinfectantes que retrasen el problema.

Utiliza un deshumidificador. Este aparato es bastante asequible e irá captando la humedad en el ambiente con eficiencia. Cuando se llene el depósito incluido, solo tendrás que desechar el agua.

Evita usar calentadores, ventiladores y similares. Aumentarás la cantidad de vapores tóxicos con facilidad y terminarás multiplicando el número de bacterias casi sin darte cuenta. Ten paciencia o haber hecho la colada antes, ¡hombre ya!

Intenta dejar la ventana de la habitación escogida abierta durante toda la noche. Renovar el ambiente es muy apropiado para prevenir que se respire la humedad de las prendas tendidas.

Es importante que sepas que no todas las personas contraerán una enfermedad por tender dentro de casa, pero evitar el peligro siempre es positivo. Si bien entendemos que en algunas zonas del país llueve durante meses y puede resultar complicado poner en práctica algunas de las medidas antedichas, has de cuidar todos los detalles de esta forma de tender, ya que nunca se sabe cuáles pueden ser las consecuencias de este tipo de actos.

Al menos, te queda la solución de airear al máximo la habitación correspondiente, de desinfectarla y de proteger a tu familia de posibles consecuencias que podrían afectar a tus seres más queridos. Recuerda los consejos que te hemos ofrecido y no les quites importancia si deseas tener un óptimo estado de salud.

También te va a interesar:

¿Se te encoge la ropa al lavarla? ¡Tenemos la solución!

Trucos ecológicos para cuidar tu ropa

 

Webs de PRISA

cerrar ventana