Retomamos la costumbre del aguinaldo con nuestros atrevidos y atrevidas

Rodrigo Díaz

A raíz de la poesía navideña de Isidro Montalvo, los atrevidos y atrevidas han confesado en el 628547133 si recuerdan la época del aguinaldo con repartidores, panaderos, barrenderos…


 

 

 

Nuestras queridas Angelina y Ana lo recuerdan como si fuera ayer, comentando cómo se acercaban esos trabajadores dejando su tarjeta navideña y recibiendo después dinero o cestas.

Podían ser «choricitos» pequeños como en el pueblo de María, o todo un repertorio de embutidos y cosas en almíbar que llegaban a los policías en la anécdota que nos acerca Hortensia.

Hemos escuchado a oyentes repartiendo aguinaldo… ¿Pero y los que recibían? Josefi era una de ellas y recuerda esa época en los setenta como panadera. Lo mismo con la atrevida que versionó los villancicos para recibir dinero por parte de su abuelo: «Anda abuelito, no seas agarrado, saca el aguinaldo y los mantecados».

CONTENIDO PATROCINADO