Ana María Aldón se emociona en directo: «Cuando entro en mi habitación, mi marido está escuchando a Rocío»

Guss González

Hace unos días, José Ortega Cano concedía una entrevista en el programa Viva el verano de Telecinco. El extorero ponía de manifiesto el amor que aún guarda por la que fue su mujer, Rocío Jurado.

Durante sus intervenciones, Ortega Cano se deshizo en elogios por la más grande. Sus palabras conmovieron al público y traspasaron la pantalla, emocionando incluso a Ana María Aldón, su actual mujer, que me mostraba visiblemente afectada en plató.

A posteriori, y participando en el programa de Toñi Moreno, Ana María declaraba: «… anoche hubo un momento en el que me planteé: ‘¿Qué hago yo aquí si este hombre sigue enamorado de su mujer, aunque ella no esté?», ha comentado, muy afectada.

«Aunque haya mucha gente que piense que yo soy una aprovechada, porque no quieran conocerme o no me conozcan, no tenga la oportunidad de ver mi día a día, la presión a la que me expongo cada día, y llevo nueve años, creo que lo hago con el máximo respeto hacia todos, y eso me hace muy vulnerable, y me lleva a pensar qué hago yo aquí si él sigue enamorado de su mujer. Pero la vida nos ha puesto a los dos en el mismo camino y nos ha dado un hijo maravilloso y aquí seguimos», reflexionaba.

Imagen de Mediaset

 

Ana María Aldón, muy afectada

 

La sinceridad en las palabras de Aldón, han impresionado incluso a la presentadora del espacio, Toñi Moreno. «Ana María, su mujer eres tú. Me parece súper fuerte lo que has dicho. Es muy complicado ser la mujer de un viudo, en general. Cuando te enamoras de un viudo, esa persona que se ha ido está en los altares, y además esa relación acaba idealizándose», argumentaba.

Aldón, por su parte, si se siente querida por Ortega Cano,  «pero el amor de ellos fue tan grande, fue todo tan bonito, tan idílico, tan maravilloso… Sé cómo él ama a Rocío, y hubo un momento (refiriéndose a la entrevista) en que me sentí como una espectadora, pero es que realmente yo soy su mujer», ha remarcado.

«Cuando yo entro cada día en mi habitación, mi marido está escuchando a Rocío», confesaba Aldón. «Cuando yo llegué a esa casa había un cuadro enorme de Rocío y ahí sigue, yo no soy quién para quitarlo ni lo voy a hacer nunca», ha concluido.

MÁS SOBRE: