Antonio David Flores en los juzgados frente a Jorge Javier Vázquez: «No soy un maltratador, jamás he maltratado a una mujer, jamás en mi vida»

Nuria Serena

Ayer Antonio David Flores acudía al juicio por despido improcedente del que acusa a la Fábrica de la Tele, la productora de Sálvame.

Un juicio que tuvo que ser suspendido antes del verano porque ninguno de los testigos llamados a declarar acudió a los juzgados.

Una nueva vista fechada para el día de ayer enfrentó en la antesala del tribunal al ex guardia civil y a Jorge Javier Vázquez, presentador del programa que acudía a declarar.

Y es que Antonio David desvela que se enteró de su despido cinco minutos antes de que lo hiciera la audiencia del programa:  «Todos los días me mandan la escaleta, tengo mi billete de AVE de Málaga a Madrid, voy a trabajar, aparece mi representante, me explica esta situación y me dice que hay algún problema, ‘no sé si vienes hoy o mañana… Sigo a la espera y me encuentro que me despiden en televisión y me entero como todos vosotros».

A la salida del juicio, Antonio David se paró a hablar con los periodistas que esperaban allí congregados en un discurso muy preparado con el que estaba dispuesto a lavar su imagen y a recordar a los ciudadanos que los juicios no se celebran en un plató de televisión, sino ante un magistrado.

 

Antonio David Flores: «No a los juicios paralelos»

 

Antonio David estaba tranquilo. Confesó a los periodistas que todo había salido presumiblemente bien y quiso mandar un mensaje a los compañeros con los que durante años compartió plató en televisión:  «Me reitero en lo mismo. Los juicios se vienen a celebrar aquí (en los juzgados), no en los platós de televisión. No a los juicios paralelos, no a las opiniones de periodistas y presentadores como si fueran jueces y fiscales. Se implanta justicia aquí arriba, solamente eso»

 

En el mes de junio, durante una entrevista con los youtubers Javi Oliveira y JuanjoVlog, el padre de Rocío Flores denunció el daño que desde La Fábrica de la Tele le han ocasionado en términos similares: «El daño que se me ha hecho es irreparable, no solo a mi, a m i familia, no tiene nombre. Han provocado un odio hacia mí y hacia mi familia que lo he sufrido en mis carnes. En qué cabeza cabe convertir a una persona que ni siquiera ha sido juzgada por violencia de género, en culpable, a quién se le pasa por la cabeza que esa maquinaria de La Fábrica de la Tele a más de 40 horas a la semana con la capacidad de destruir a una familia, provocar ese odio a una familia, a vivirlo en mis carnes con carteles tirados: ‘Antonio David eres un maltratador’, en el ascensor de mi casa»

MÁS SOBRE: