¿Necesitas amarte a ti antes de amar a alguien más?

Te damos los 8 pasos a seguir

Álvaro Díaz
Archivado en: Miriam Rodríguez  •   Miriam Rodríguez  •  

El amor propio nos hace fuertes. Nos ayuda a ver la vida desde un punto de vista distinto. Sabiendo que quienes más nos conocemos y queremos seremos siempre nosotros. Y que para buscar medias naranjas, tenemos que saber primero que ya estamos enteros. Te enseñamos a quererte en 8 sencillos pasos.

1. Sé atento contigo
Las personas que tienen más amor propio tienden a saber lo que realmente quieren, son conscientes de lo que son y lo ponen en práctica, y no actúan en función de lo que otros quieren para ellos. A pesar de que muchos estemos de acuerdo con este paso, no siempre sabemos hacerlo. Nos descuidamos, dejamos pasar aquello que nos molesta, nos relegamos a veces para priorizar a otros, y con todo ello, el amor propio se va deshilachando. Evitemos esto último, apreciemos lo que somos y lo que valemos.

2. Prioriza tus necesidades a tus deseos
Amar no significa cumplir con los deseos del otro, sino facilitarle lo que necesita. El amor hacia uno mismo funciona bajo el mismo principio. Si te centras en lo que necesitas te mantendrás apartado de los patrones de comportamiento automáticos que son poco saludables, esos que te dan problemas o que te mantienen anclado en el pasado.

 

3. Mira por tu cuidado personal
Una manera de aumentar el amor propio es cuidar más de tus necesidades básicas. Las personas que se aman a sí mismas se alimentan diariamente a través
de actividades saludables, lo que incluye una buena alimentación, ejercicio, buen sueño, intimidad e interacciones sociales saludables. No dudes por tanto en dedicarte el tiempo que mereces, no tengas miedo de priorizarte. Porque el amor propio no es egoísmo, es un ejercicio de salud para el propio equilibrio físico, mental y emocional.

4. Establece límites
Una persona que se ama a sí misma tiene valor para establecer límites y para decir “no” a todo lo que le afecta física, emocional o espiritualmente. Esta es sin
duda una de nuestras cuentas pendientes, esa práctica que tanto nos cuesta pero que a fin de cuentas es tan necesaria para nuestro bienestar. Practícala sin temores ni reparos. Los límites nos ayudan a mejorar la calidad de nuestras relaciones y en definitiva a aumentar el amor propio.

5. Evita las personas tóxicas
Una persona que se ama se protege de las personas tóxicas y no pierde el tiempo con aquellas que intentan envenenar su espíritu. Lo creas o no, a tu alrededor puede hacer más de un perfil de estas características. Aprende por tanto a manejarlos con efectividad, puesto que no se trata solo de huir o poner distancia. Amor propio es también saber desenvolvernos ante las situaciones más complejas sabiendo imponer nuestros derechos y necesidades.

6. Perdónate

Los seres humanos podemos ser muy duros con nosotros mismos. Ahora bien, ser responsables de nuestras acciones no implica que tengamos que castigarnos por ellas eternamente. Las personas que se aman a sí mismas aprenden de sus errores, aceptan su humanidad y se perdonan. El paso que daremos al dar forma a ese necesitado perdón se traduce en una sola palabra: libertad.

7. No dejes de intentarlo
Para aceptarse y amarse más, siendo consciente de lo que sucede en tu vida, es bueno que tengas al menos un propósito. Si tu intención es vivir una vida
significativa y saludable, debes tomar las decisiones que apoyan esta intención. Esto te permitirá estar bien contigo mismo cuando tengas éxito en este objetivo. Descubrirás que puedes quererte mucho más si ves cómo logras lo que te propusiste hacer. Para ello es necesario establecer tus intenciones de vida.

8. Acepta que no puedes controlarlo todo
Para aumentar el amor propio, también es necesario asimilar que nuestras acciones no pueden controlar todo lo que queramos. Siempre habrá situaciones externas que van a escapar de nuestras manos, y si no lo asumimos, estaremos destinados a la inconformidad, frustración e infelicidad.