Rocío Ramos-Paul responde a una sorprendente reflexión: «Mi hijo me cae mal»

Guss González

Rocío Ramos-Paul, nuestra psicóloga especializada en niños y adolescentes, resuelve las dudas de nuestros atrevidos y nos ayuda a tener una perspectiva diferente sobre la educación y la crianza.

En la consulta de hoy, un papi nos traslada una preocupación muy sorprendente: «Mi hijo me cae mal…». Nuestro atrevido se pregunta si es mal padre (o mala madre)… ¿Qué está ocurriendo?

Rocío se muestra muy clara ante esta afirmación. «Esto no me puede estar pasando… Mi hijo me tiene que caer bien, tiene que ser el más guapo, el más listo. Yo solo tengo que estar acompañándole, guiándole y todo positivo… Pues no señores, no», comenta nuestra psicóloga.

Cuánta más relación vamos teniendo con nuestros hijos nuestro esfuerzo en su educación es mayor. Las confrontaciones empiezan a surgir y las dificultades aparecen… Cuánta mayor es la relación, más oportunidades de conflicto existen.

«Llegas a un grupo de padres y escuchas: «estamos de vacaciones y casi prefiero trabajar porque no soporto a mi hijo y me cae mal»… el resto del grupo se sorprende, pero alguno contesta «a mí también me pasa, me siento aliviada», narra Rocío.

 

Rocío Ramos-Paul naturaliza esta sensación

 

«Claro que se puede decir que tu hijo te cae mal. Te recomiendo que se lo digas a él: hijo, hoy me caes mal y necesito tiempo». Esto forma parte de la educación emocional. «Hoy me caes un poco mal, mejor vete a tu habitación y luego ya vemos»

No pasa nada porque reconozcas tus emociones. Es muy cansado educar y no tiene porque caerte bien todos los días. No tienes que estar contento todos los días. Si hoy te cae mal, intenta decírselo y gestiónalo, evitando acumular para luego estallar y complicar las cosas.

Si tienes una consulta sobre crianza y educación, envíanos un mail a atrevete@www.cadenadial.com y Rocío Ramos-Paul te dará una respuesta práctica que te ayude.

MÁS SOBRE: