Una nueva víctima de Isidro Montalvo sobre la vacunación: «Hasta la fecha no las hemos sentido. La segunda ni nos hemos enterado»

Guss González

Isidro Montalvo saca a jugar a uno de sus míticos personajes. Sebastián, pianista del hotel Benidorm, se encarga de avisar a los clientes que ya están abiertos tras la pandemia. ¡No te pierdas esta broma!


Nuestra víctima le sigue el juego al pianista y le cuenta que ya está vacunado «Hasta la fecha no las hemos sentido. La segunda ni nos hemos enterado», comentaba sobre las dos dosis. Sobre los calores del verano, nuestro interlocutor continúa «Aquí no pasamos calor, en la casa del pueblo siempre hace la misma temperatura», sentenciaba.

Abelino, nuestra inocente víctima, es albañil de profesión y comenta el tipo de construcciones que se hacen estos días. «Se pueden hacer cámaras de aire, aislantes, muchas cosas», decía… «Lo que no es normal es escuchar al vecino», le respondía Sebastian.

Isidro Montalvo lo remata así

Para terminar, el pianista el dedica una canción… «Buenas noches señora…». Hasta que finalmente, Julia, la mujer de Abelino, termina respondiendo al teléfono «Llevamos ya 52 años casados», comentaba muy simpática mientras Sebastian insistía.

La paciencia de algunos no tiene límites…

 

Isidro, vamos a darte una clase de paciencia

 

Ya Aristóteles mencionaba la virtud de la paciencia en sus Éticas:

«El equilibrio entre emociones extremas o punto medio: metriopatía»

Gracias a la paciencia, conseguimos sobreponernos a cualquier emoción, por fuerte que sea. Julia y Abelino seguramente han tomado buena nota de ello.

Lograrlo es puro entrenamiento y debemos pulir nuestra personalidad a golpe de esfuerzo. La paciencia denota prudencia y es una virtud que todo el mundo debería cultivar.

«La constancia valerosa que se opone al mal, y que a pesar de lo que sufra el ser humano no se deja dominar por él«, Aristóteles

 

 

MÁS SOBRE: