cadena dial first dates

Una concursante de First Dates «sin pelos en la lengua» y con telarañas

"Necesito un desatascador" dijo refiriéndose al tiempo que llevaba sin mantener relaciones

Ana Más

Se llama Susi, tiene 53 años y el día de San Valentín visitaba el programa de Cuatro para encontrar pareja, First Dates. Después de definirse como una mujer moderna y atrevida, confesó que buscaba un hombre que fuera «un galán de los de antes».

Después le confesaba a Carlos Sobera sin ningún tipo de tapujos que llevaba mucho tiempo sin tener relaciones y por eso necesitaba un desatascador, «eso tiene telarañas», decía sin cortarse.

Pero la cosa no quedaba ahí, Susi confesaba que le gustaba una vida de lujos, que era muy materialista y literalmente explicaba: «Quiero que el tío tenga un buen coche, que le guste lucirme y llevarme a eventos. Necesito a alguien que me ayude a llevar el estilo de vida que me gusta”.


Una concursante de First Dates «sin pelos en la lengua»

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por First Dates (@firstdates_tv)


Su cita de esa noche era Víctor, un tinerfeño de 66 años que quedó encantado con la primera impresión después de ver a Susi, “Me ha gustado. Dentro de la edad que podemos tener, va totalmente al día”, explicaba.

Susi no podía estar más contenta tras conocer a qué se dedicaba Víctor, la alta perfumería y además le confesaba que conocía 21 países de todo el mundo.

Ella, ni corta ni perezosa le decía lo que le pedía al hombre que estuviera con ella: “Necesito a una persona que me resucite económicamente y que sea sibarita. Necesito una persona que le guste salir, viajar, disfrutar de la vida”, su cita, lejos de asustarse decía que mucho mejor dejar las cosas claras desde el principio.

Pero sin duda el «plato fuerte» venía después, cuando la mujer hablaba de su vida sexual y más concretamente de su última relación sexual: «Aunque no te lo creas llevo más de 10 años a palo seco. Hay que empezar poco a poco, con mimitos; para lo otro hace falta un desatascador”.

Además de explicar que no era celosa y que incluso no le importaría que su pareja tuviera otras amigas siempre que a ella le preste toda la atención cuando estén juntos.

A Víctor todo le pareció perfecto y aprovechando el postre de la cena de San Valentín se daban su primer beso, en este caso de chocolate y él terminaba reconociendo que le encantaría tener otra cita con ella y que le había parecido una chica 1.000, no 10.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO