¿Por qué los niños no obedecen? ¿Cómo gestionamos su enfado?

Rocío Ramos-Paul

Como adultos debemos saber gestionar los enfados de nuestros hijos. Cuando se enfadan, los argumentos de los niños para no obedecer son “porque tú lo digas”, “porque me da la gana”, “ahora voy” o “en casa de fulanito no se hace”. Nuestra experta en niños, Rocío Ramos-Paul, nos da las claves para que el enfado del peque no se convierta en ira.

Supernanny y la ira en niños:

Todas estas frases tienen en común que solo se dicen cuando el niño está enfadado. Esto es bueno porque está ligado a la inteligencia emocional, que es aquella que cubre todas las emociones.


Tenemos que ayudar al niño a que gestione el enfado. Lo que realmente está diciendo con estas frases es “me joroba, pero me entero de que estás pendiente de mí y quieres que me haga una persona responsable”. El niño además sabe que esto es lo que hay que hacer, pero le enfada tener que hacerlo ahora. Por ello protesta.

Te puede interesar: ¿Qué es la hiperpaternidad? ¿Cuáles son sus antídotos?

Mientras que sea una protesta y un enfado, el niño está aprendiendo a no tener ira. El enfado es la antesala de la ira y esta solo complica la situación.

Podemos hacerle ver que entendemos que está enfadado, pero hay que cumplir las tareas que le mandemos. Le describimos así la emoción que está sintiendo, pero le dejamos claro que el enfado no le vale para escaquearse de la tarea.

Con esto además le enseñamos a que el enfado no vaya más. Que se pare y vea cómo se siente: qué le pasa por la tripa, por la cabeza y por los nervios.

¡Escucha aquí los consejos de Supernanny! (29.11.2016) Y cada semana, no te los pierdas en Atrévete.

Otros temas que te pueden interesar:

"Mi hijo de tres años me ha escondido el monedero con 200 euros"; Supernanny responde

“Tengo miedo de que mi hija tenga inseguridad y dude de que la quiero”, Supernanny responde

Supernanny y los casos de discriminación de género en los niños

MÁS SOBRE: