Estilo de vida

Por esto nos cortamos el pelo después de una ruptura o cuándo nos hacemos mayores

24/08/2020, a las 09:29


La psicología es contundente: cortarnos el pelo es el primer paso que damos cuando necesitamos un cambio -que debería ser interno- pero que nos resulta más fácil realizar de cara al exterior. Cuando te cortas el pelo, de alguna manera, te conviertes en otra persona. El primer efecto es poderoso. Un ejercicio de rehabilitación interior y, por supuesto, una forma de apartar mentalmente los problemas.

‘Breakup haircut’, es el término inglés que hace referencia al cambio de estilo en el corte del pelo tras una ruptura amorosa.  Es más, en las redes sociales existe un movimiento bajo el hashtag #Breakuphair’ con miles de imágenes de personas con el corazón roto que han decidido cambiar de imagen. Entre ellas, algunas artistas tan famosas como Ariana Grande o Selena Gómez.

 

También te puede interesar:

Dormir con moño te ayudará a domar el cabello rebelde

¡Di adiós al pelo encrespado! Te damos la solución

 

Pero hay otras razones contundentes: en ocasiones es pura rebeldía, otras una demostración de fuerza de voluntad, de control de nuestra vida, desafiamos a nuestros miedos.

Párate a pensar un momento… Y ¿qué nos pasa cuando cumplimos años?. ¿Por qué muchas mujeres deciden cortarse el pelo? Haz barrido en tu memoria ¿Cuántas mujeres mayores de 50 años conoces con el pelo largo? De 60?

En este caso, las razones que apuntan los expertos son biológicas. El cabello de los seres humanos crece en la cabeza como una señal para mostrar salud: un pelazo equivale a que, generalmente, no tienes ninguna enfermedad, estás sano.

Sin embargo, a partir de cierta edad el cabello, como la piel, también envejece, se afina y debilita, y una melena larga de aspecto pobre, deslucido no es la mejor opción. Conforme nos hacemos mayores el cabello cambia de textura, se vuelve más rígido, seco… al deteriorarse la glándula sebácea, la lubricación es menor y, por lo tanto, luce menos joven y sin brillo.

Además, aparecen las temidas canas, que siguen siendo un estigma para la mujer. Con el cabello corto se ven menos y sinceramente, se pueden camuflar más: necesitas menos tinte para cubrirlas

El boom de los cortes bob

En la revista Hola, el experto Eduardo Sánchez propone varias alternativas para no optar siempre por un corte a las bravas, a lo garçon: “En torno a los 50 años es momento de optar por longitudes que no sobrepasen los hombros siempre adaptadas a la personalidad, las facciones… Las melenas midi, los cortes carré o el bob, o en su versión más larga, el lob, son excelentes alternativas»

 

 

«Tampoco hay que olvidarse de los flequillos -concluye- una gran manera de quitarse años de encima. Lo único es que no valen para todo tipo de personas: si tienes remolinos en el nacimiento del cabello o el cabello muy rizado no los recomiendo porque son difíciles de mantener en esos casos. Quedan especialmente bien en caras ovaladas y angulosas, ya que ayudan a reducir las dimensiones del rostro”

 

 

 

 

 

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana