Mujer despierta y consulta el teléfono móvil

10 cosas que jamás debes hacer antes de irte a dormir

Aitana Alonso

Cada persona y cada hogar tiene unas costumbres distintas. Depende de la familia y de las circunstancias que la rutina sea de una u otra manera. La rutina de noche influye mucho en la salud y el bienestar de una persona. Por eso, debes ser consciente de las cosas que no debes hacer antes de irte a dormir. Detalles simples relacionados con la tecnología o con la comida pueden ser muy significativos.

Algunos tienen más facilidad que otros cuando se trata de conciliar el sueño. Esto puede ser por varios motivos, pero si eres de los que sufren de insomnio o te cuesta dormirte debes seguir estos consejos. Aunque si no lo haces también debes seguirlos ya que beneficiará a tu salud.

Qué no debes hacer antes de irte a dormir

 

1.Usar tecnología antes de dormir

La sociedad actual vive pegada al teléfono. Por lo general, se suele dejar cerca de la cama para usarlo como despertador a la mañana siguiente. Sin embargo, los expertos no recomiendan tenerlo cerca mientras dormimos debido a las radiaciones que emite. Asimismo, la luz del móvil u otro dispositivo electrónico afecta a la vista y al cerebro, y por ende, a la rutina del sueño.

2.Estar con una luz muy fuerte

Al igual que pasa con la luz de la tecnología, en casa tenemos todo tipo de luces. Desde unas bombillas blancas hasta otras más amarillentas y de bajo consumo. Si antes de dormir nos exponemos a una luz muy intensa, esto afecta a los niveles de melatonina. Se te hará mucho más difícil dormir.

3.Mucha actividad física a altas horas de la tarde/noche

La actividad física intensa no está recomendada para justo antes de dormir. Aquí entra hacer deporte o realizar tareas de la casa que implican bastante movimiento. Esto se debe a que altera al cuerpo y la energía provocando que nos cueste conciliar el sueño.

4.Cenar mucho

Siempre se ha dicho y es una realidad. Los expertos recomiendan no cenar muy tarde para evitar que nos vayamos a la cama con el estómago lleno y pesado. Además de una cena ligera, hay que intentar dejar margen para que el cuerpo haga la digestión antes de que nos tumbemos en la cama.

5.Ver programas que alteren nuestra mente

A altas horas de la noche no es recomendable ver programas de televisión, series o películas, que puedan afectarnos mentalmente. Algunos contenidos nos activan un lado agresivo o melancólico, entre otros, favoreciendo el insomnio.

También puedes leer:

Paso a paso: el ritual de belleza perfecto antes de dormir

Este método egipcio te ayudará a dormir en noches calurosas

Los peligros de dormir con el ventilador encendido

6.Beber muchos líquidos

Es muy importante hidratarse durante todo el día, pero al igual que la cena debe ser ligera, la ingesta de líquidos también debe ser reducida. Durante las últimas horas antes de irse a dormir no deberíamos beber mucha agua ya que nos entrarán ganas de ir al baño cuando estemos intentando conciliar el sueño.

7.Evitar bebidas estimulantes

Es obvio que no se recomienda beber café justo antes de irte a dormir, pero no es la única bebida agresiva al sueño. Hay otros líquidos estimulantes que tienen mucho azúcar y pueden subir los niveles de energía provocando que no podamos dormir.

8.Alterar los horarios del sueño

Otro detalle que se debe tener en cuenta es el horario de irse a dormir. Hay que intentar tener una rutina de sueño saludable, por la que todos los días nos acostemos y levantemos a la misma hora. A pesar de que haya excepciones. Debemos calcular las horas de sueño en función de nuestras necesidades ya que hay que estar descansados. Tampoco se recomienda dormir siesta para que esta no influya en la dificultad de dormirse.

9.Relajarse antes de dormir

Es importante irse a la cama cuando ya estés relajado. Puedes dedicar unos minutos a meditar, hablar con el resto de los convivientes de forma relajada o hacer cualquier actividad que no implique mucho trabajo para el cerebro y que te ayude a despejar la mente.

10.Dormitorio adecuado

Es importante la energía que se transmite en la habitación donde duermes. Por eso, se recomienda tener esta recogida y despejada, al igual que tener una temperatura adecuada.

MÁS SOBRE: