No hagas esto antes de dormir o ganarás peso

Malos hábitos influyen de manera directa en nosotros

Ana Pérez

Hay veces que ganamos peso y no entendemos el por qué. Muchas veces, todas las causas apuntan a las cosas que realizamos antes de ir a dormir después de haber terminado el día.

Hay costumbres que inciden directamente en los índices de grasa corporal y alteran la perdida de grasa cuando queremos adelgazar.

Cuándo nuestros hábitos antes de meternos en la cama no son los correctos, se nota en nuestro físico. Te dejamos algunas de las prácticas que ralentizan un pérdida de peso deseada.

No hagas esto antes de irte a dormir

La más importante de todas es que no realices cenas copiosas, y más aún si es tarde. De esta manera, llenarás el cuerpo de calorías que no se pueden quemar. Debemos alimentarnos de manera más abundante a otras horas, como por ejemplo, en el desayuno o en la comida, ya que nos proporcionan fuerza para estar más activos durante el día.

Otra de las prácticas imprescindibles es lavarse los dientes antes de ir a dormir. Te parecerá irrelevante, pero cepillarse los dientes justo después de cenar frenará el impulso de continuar comiendo. Incorporar esta técnica hará evitar picoteos nocturnos que te harán ganar peso.

También puedes leer:

El mito de que beber refresco “sin azúcar» es saludable

Adelgaza tripa tomando esta infusión tres veces al día

Adelgazar esos kilos de más con el té más económico del mundo es posible ¡y además combate el estreñimiento!

Alimentos que te ayudan a adelgazar si tienes más de cincuenta

Otro de los motivos de esas subidas de peso inesperadas es que no hagas ejercicio. Está demostrado que salir a andar después de cenar acelera el metabolismo y nuestro cuerpo quemará más grasa. Caminar ayudará a reactivar la digestión.

Un error muy cometido es cenar en el sofá mirando la televisión. Esto se debe a que la atención y la memoria afecta directamente a la comida que ingerimos. Si no miramos lo que comemos  y no tenemos en cuenta lo que estamos comiendo puede llevarnos a picar más tarde.

Por último, la ingesta de algún medicamento puede provocar que aumente la glucosa antes de acostarnos. Estos son antidepresivos, estimulantes o antipsicóticos, que harán que aumente el hambre.

MÁS SOBRE: