¿Te pones nerviosa y comes? Igual sufres obesidad psicógena

anamas

¿Notas que en cuanto estás nerviosa comes compulsivamente y sin parar?

Es frecuente que recurramos a la comida, normalmente alimentos ultraprocesados con un montón de grasas y azúcares, para calmar nuestra ansiedad y nervios.

 

En el momento en el que comes probablemente te calmas, es después cuándo viene el drama , cuando ves lo que has hecho y eso te hace sentirte peor.

Cuándo esto es muy frecuente y ocasiona un aumento de peso podemos hablar de obesidad psicógena.

En ese momento es conveniente ponerse en manos de un nutricionista y en algunos casos de un psicólogo para mejorar nuestros hábitos de alimentación.

Es importante que realices una alimentación consciente, para ello hay algunas pautas que pueden ayudarte.

Decide el momento de sentarte a comer de forma consciente, pregúntate si de verdad tienes hambre, concéntrate en el sabor y olor de cada alimento, intenta comer despacio, si estás saciado deja de comer aunque haya comida en el plato. Ten en cuenta los horarios y la manera de hacer la compra.

Si ves que todo esto no es suficiente quizás te venga bien practicar el mindful eating, una rama del mindfulness que te ayudará a comer de manera mucho más consciente.  No es una dieta,es más bien un estilo de vida que te ayudará a comer mejor, a conocer tu organismo y sobre todo a diferenciar hambre real de hambre psicológica.

 

 

MÁS SOBRE: