Reutiliza así el aceite de las latas de atún ¡no lo tires!

Se trata de un aceite comestible tanto en crudo cómo cocinado

Ana Más

No todo el mundo puede comer atún fresco todas las semanas, una alternativa mucho más económica es el atún en lata, que además nos evita ir todas las semanas a la pescadería.

El atún en lata tiene ácidos grasos omega 3  que son beneficiosos para la salud cardiovascular, alto contenido en vitaminas A y D, y minerales como fósforo, magnesio y yodo, además ayuda a controlar los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre y hasta a mejorar nuestra actividad cognitiva. También contiene una gran cantidad de vitaminas del grupo B, como: B2, B3, B6, B9 y B12. 

Pero seguramente algo en lo que no reparas nunca es en reutilizar el aceite de las latas de atún. Lo normal es que se vaya por el fregadero, con lo cual ni cuidas el medio ambiente ni tampoco tu economía, te contamos cómo puedes aprovechar el aceite de las latas de atún.


Reutiliza así el aceite de las latas de atún

Se trata de un aceite comestible y se puede consumir en crudo y cocinado. Te damos algunas ideas para aprovechar el aceite de tus latas:

  • puedes usarlo par enriquecer el sabor de tus ensaladillas
  • o si haces unos espaguetis con atún, puedes conseguir un sabor más intenso haciendo un sofrito con ese aceite, ajo y cebolla
  • también puedes usar el aceite para preparar una tosta con aceite de oliva, queso de cabra, atún y anchoas
  • o hacer unafocaccia con atún, cebolla y calabacín.

Y es que tal y cómo explica en la web de Aceites Albert,  el profesor de Nutrición Humana en el Departamento de Medicina Molecular de la Universidad de Padua  y farmacólogo, Francesco Visioli , «desechar el aceite de oliva del atún enlatado es un desperdicio alimentario con implicaciones ambientales «, una razón más para no echarlo por el fregadero sin duda.

Cómo punto negativo en general de los alimentos enlatados, debemos hablar de  su nivel de sal que en el caso del atún puede cuadruplicar la cantidad de sodio del atún fresco, por eso sobre todo si eres hipertenso debes moderar su consumo o al menos elegir uno bajo en sal. Tal y cómo explica la nutricionista y naturópata María Kindelán, «Normalmente se conserva en aceites y sal que le dotan de un alto contenido en sodio y ácido úrico.».

 

MÁS SOBRE: