Estilo de vida

Dormir con los pendientes puestos es peor de lo que crees

10/08/2018, a las 00:30

¿Cuántas veces has llegado a casa de madrugada y te has arropado directamente con la manta? Lo de pasar por el baño a desmaquillarte lo tienes más olvidado que la fórmula de la velocidad. El aspecto de tu almohada por la mañana es parecido al del cojín de tu perro después de restregarse con las patitas llenas de barro.

Bastante que te pones el pijama, ¿verdad? Porque ya de quitarte los pendientes ni hablamos. ¿Sabías que dormir con ellos implica una serie de riesgos? Quizá te parezca una locura, pero lo mismo pensabas cuando te decían que acostarte con maquillaje produce acné. ¿El resultado de hacer caso omiso a estas advertencias? Todavía estás luchando contra esos granos de tu barbilla

Los peligros de dormir con pendientes

Pueden causar infecciones

Si lo tuyo es la bisutería de dudosa procedencia, has de saber que el contacto de estos materiales con tu piel puede causar irritación. Seguramente, alguna vez se te hayan puesto rojitas las orejas, como cantaban Fito y sus Fitipaldis. Esta circunstancia puede acabar en infección si aprietas demasiado la joya, una acción más sencilla de producirse si no paras de revolverte bajo la manta.

Podría expandirse la perforación

La segunda consecuencia del último punto sería esta. Sobre todo, si estamos hablando de pendientes pesados que cuelgan de tu lóbulo mientras roncas boca arriba. Reconócelo, si tu joyero pesa más que tu moto, es por piezas como las que estamos describiendo. Quizá vaya siendo hora de jubilarlas.

Podrías estropear la joya

¿Qué diría la abuela de tu tatarabuela si comprobase en qué estado han quedado sus míticos pendientes? Han sobrevivido a varias generaciones con sus piedras y su brillo intactos. Pero has tenido que ser tú quien lo mande todo al garete. Ayer te levantaste con esos adornos rojos bajo la almohada, y ya no valen ni para que se los lleve el Ratoncito Pérez. ¡Y todo por dormir con ellos! Un poco de cuidado, mujer…

Podrías romper tus sábanas

No hablamos de las térmicas que te regaló tu madre para que no pasases frío en invierno cuando estudiabas fuera, no. Esas no podrías romperlas ni con una motosierra. Nos referimos a las delicadas, a ese juego de seda que te compró antes de casarte. Efectivamente, al que cuesta un ojo de la cara. Tus pendientes podrían rasgar la bajera o engancharse a la almohada.

Y los riesgos de los demás…

Podrías hacer daño a tu pareja

Si la discreción no es lo tuyo y la dimensión de tus pendientes es la misma que la de un plato de postre, ¡peligro! Ya puede echarse a temblar tu media naranja. La cosa se pone aún más fea si llevan incrustados piedras o cristales. Acabarán rozándole el hombro sí o sí. ¿La consecuencia? Dormiréis en camas separadas.

 

¿Y si tu mascota se los traga?

¿Que se trata de joyas más pequeñas? Todas esas vueltas que das para pillar postura en el colchón facilitarán la pérdida del objeto entre las sábanas. Al estirarlas para hacer la cama terminarán en el suelo. Y ya sabemos cómo se las gasta tu perrito, que se ha comido ya la mitad de tu lencería.

Ya conoces todos los peligros que pululan alrededor de este hábito que siempre te ha acompañado. Quizá ahora dediques unos segundos a desnudar tus orejas antes de entrar en la fase REM. Es solo un instante que puede evitar males mayores. Si lo hubieras hecho antes, aún conservarías aquellos aros que te regaló tu primer amor.

También te va a interesar:

¿Por qué tenemos la sensación de caernos al dormir?

Por mucho que te guste, dormir mucho también tiene efectos negativos

Webs de PRISA

cerrar ventana