Estilo de vida

La reflexión viral de La Isla de las Tentaciones y el sufrimiento de las mujeres en el amor, ¿estás de acuerdo?

02/10/2020, a las 16:41


Cuando hablamos de reflexiones virales, interesantes y bien redactadas, el nombre de Roy Galán es uno de los máximos exponentes de ello en nuestro país.

El escritor de origen gallego suele publicar textos comentando la actualidad en los que da un punto de vista abierto, inclusivo y lleno de lecciones necesarias en este a veces, anticuado presente.

En las últimas horas, sus dos últimas publicaciones han generado un gran revuelo en redes sociales al tratar sobre La Isla de las Tentaciones, concretamente sobre el rol que por desgracia, siguen desempeñando las mujeres en las relaciones. El de segundas madres «locas» e «histéricas».

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Resulta que para la mayoría de los hombres sus ex estaban locas. Será que habrán salido todos con la misma chica. Llamar a las mujeres locas ha sido siempre un instrumento de los hombres para neutralizar la queja e invalidar el derecho al dolor de sus parejas. Si yo por ejemplo me comporto de una manera indebida y tú te enfadas por ello yo te digo que hay que ver cómo te pones, que eres una histérica, y lo que estoy haciendo es responsabilizarte a ti de la situación disolviendo el fondo del asunto en tus malas formas. Hago que creas que la culpable eres tú no por lo que yo he hecho sino por cómo te pones ante lo que yo he hecho. Eso es lo que hace Tom Brusse con Melyssa: responsabilizarla de las promesas que él ha hecho y que rompe una y otra vez. Hablar de Melyssa con alguien tóxico es no comprender que todos y todas hemos sido tóxicos en algún momento. Decirle que se quiera regalándole una taza de Mr. Wonderfull es darle un placebo. Quizás si Melyssa tuviera de pareja a alguien que la tratara bien y la cuidara su evidente sufrimiento con los celos iría mejorando porque sentiría la confianza y la seguridad necesarias para que no le temblara el suelo a cada momento y se sintiera como una niña abandonada en un patio de colegio esperando eternamente a ser recogida para ser llevada a casa. Quizás simplemente volver cuando dijiste que lo harías sería una buena forma de quitar la incertidumbre en los demás. El problema de Melyssa no son unas cosquillas en la cabeza de Tom. La tristeza viene por ver una intimidad pactada con Tom en otro cuerpo porque piensa que eso le resta especialidad a ella cuando lo único que le resta es especialidad a él porque está haciendo algo que no ha sido acordado entre la pareja. Pero el problema es de Melyssa, claro. Al final parece que las mujeres insumisas no son las novias perfectas. A mí me parece lógico que Melyssa corra y salte un muro para decirle a Tom cómo se siente. Lo que no me parece lógico es el silencio de él. Su «te quiero» como el que da un ansiolítico para luego decir necesito fiesta para despejarme. Y acabar enrollándote con otra. A la que le dices. Resulta que mi ex estaba loca.

Una publicación compartida por Roy Galán (@roygalan) el

 

melyssa estalla en La Isla de las Tentaciones tras el tonteo de Tom

 

Un rol que en esta segunda edición del reality está personificando Melyssa Pinto en su tormentosa relación con Tom Brusse. Él, manipulando y victimizándose. Ella, la que sufre y se vuelve «loca».

Así lo describe Roy en uno de sus párrafos: «Hago que creas que la culpable eres tú no por lo que yo he hecho sino por cómo te pones ante lo que yo he hecho».

 

El tonteo de Tom que ha hecho estallar a Melyssa: "Eres un sinvergüenza"

 

Y tú, ¿te sientes identificada con este tipo de manipulaciones? Coméntanos en redes si alguna vez te has sentido culpabilizada injustamente por tu pareja o ex, cuando era él quien protegía su libertad mientras te anulaba como persona.

Ojalá todas estos mecanismos machistas se vayan diluyendo para dar paso a relaciones sanas, de empatía y comunicación. Basta de cárceles silenciosas disfrazadas de sumisión unilateral.

Amar, no es poseer, sino admirar y escuchar.

 

isla de las tentaciones infidelidad

Webs de PRISA

cerrar ventana