Mímate mucho, te contamos cómo empezar

anamas

Si crees que llevas demasiado tiempo sin ocuparte de ti y de estar bien hoy puede ser un buen día para empezar. Si cambias algunos de tus hábitos comenzarás a sentirte  fuerte y sana desde primer momento.

Te damos algunas sugerencias para que comenzar a cuidarte sea coser y cantar.

Mímate, empieza por tener tiempo para ti

En tu agenda no puede faltar ese tiempo para ti, única y exclusivamente para ti. En el momento del día que quieras y para hacer lo que quieras, hablar por teléfono, tomarte un vino, leer o darte un baño, lo que quieras sin pensar en nada y nadie más que en ti.

Para no caer en una espiral de agobio, debes dedicar los últimos minutos de la jornada a organizar tu agenda del día siguiente, eso si, de manera realista, si no te frustrarás por no llegar a todo.

Y así sentirás que eres capaz de alcanzar las metas que te propongas.

Sueño reparador

mujer dormir posturas sueño
Una mujer duerme plácidamente en su cama.

La mayoría de la población se queja de problemas de insomnio. Una buena higiene del sueño es esencial para conseguir tener un sueño reparador. Para ello debes pautar una hora para irte a la cama, no mirar pantallas antes de dormir y evitar las cenas pesadas.

Si esto no es suficiente hay muchos complementos naturales, cómo la melatonina que ayudan a inducir el sueño o evitar que te despiertes muchas veces en mitad de la noche.

 Alimentación: menos procesados y más frescos y mucha agua

Alimentos envasados

Si en tu nevera hay más alimentos  procesados y precocinados que frescos, tienes que hacer el esfuerzo por cambiar esto. Te vas a sentir mejor a todos los niveles, además de controlar el peso, mejorará tus niveles de colesterol, azúcar y grasas.

Hacer listas de la compra y de menús saludables puede ayudarte mucho en esta tarea.

Tres cuartas partes de nuestro cuerpo son agua.  La necesitamos para sobrevivir más que cualquier otro alimento.

Al menos litro y medio al día es lo recomendable, un truco puede ser dejar  un vaso de agua de paso en la habitación de la casa que pases más a menudo, te servirá de recordatorio.

Intenta moverte más

Si tu trabajo hace que tengas que estar sentada mucho tiempo intenta  al menos que tu espalda esté recta, levántate cada hora y media y date un paseo y procura hacer estiramientos de cuello y brazos. El resto del día evita la silla lo más posible.

Intenta encontrar un deporte que te guste y entretenga y practícalo al menos dos veces a la semana. Notarás los beneficios a nivel físico pero también psicológico, tus niveles de serotonina aumentarán.

Usa las escaleras, es una manera sencilla de hacer ejercicio, mejorarás la circulación de las piernas, la postura corporal y la apariencia en general.

Medita unos minutos

 

Unos pocos minutos al día de meditación  pueden cambiar tu estado de ánimo. Hay muchas plataformas online que te guían, además de podcast y libros.

Mantén las relaciones que te hagan feliz

A veces nos empeñamos en mantener relaciones sociales con determinadas personas que no nos hacen feliz y sólo nos traen disgustos.

Préstate a las relaciones sociales que te hagan feliz y evita aquellas que te hacen sufrir.

Mantén el contacto con la naturaleza y desconecta de móvil

Pasear por el campo te va a ayudar a desconectar de la rutina y a mejorar tu estado de ánimo. Disfruta de la naturaleza siempre que pueda, hay pocas formas mejores de llenarte de energía.

De vez en cuando es necesario desconectar de redes, noticias y móvil. Sobre todo antes de dormir.

MÁS SOBRE: