comida

La comida sí da la felicidad: alimentos para calmar la ansiedad y la tristeza

La emoción también se transfiere al hambre

Ana Pérez

Se suele relacionar que cuando estamos tristes, nos lanzamos directos hacia los alimentos con más grasa y a los hidratos de carbono, sobre todo dulces. Supuestamente creemos que esta comida nos hace sentir mejor, sin embargo, es un arma de doble filo.

Con esto nos referimos a que la felicidad por ingerir estos alimentos dulces será efímera y que a la larga, esto puede ser contraproducente. Nela Berlanga, nutricionista del equipo de Kilosoutsugiere que tomemos «alimentos que contengan nutrientes y otras sustancias que ayuden a producir dopamina y serotonina, precursores de la felicidad».

Aunque existan alimentos relacionados directamente con calmar el estrés, los expertos apuntan que comer de forma equilibrada ayuda a reducir la ansiedad y la tristeza.


La comida ayuda a la felicidad

«l cuerpo y la mente están en orden cuando comemos con sentido y de forma natural, evitando que el estrés afecte a tu estomago, a tu sistema nervioso y a tus defensas. Tu estabilidad emocional y física esta directamente relacionada con cómo te nutras», sostiene Berlanga.

También puedes leer:

No querrás volver a tomar comida quemada: los peligros que tiene para la salud

Trucos sencillos para hacer comidas mucho más saludables

¿Quieres adelgazar y alargar tu vida? Di sí a la comida picante

Trucos para no desperdiciar comida en casa

Crepes saludables ¡el capricho que puedes permitirte si estás a dieta!

Es decir, la mejor solución contra el estrés es optar por alimentos saludables y comer de manera correcta. Abusar de los dulces, las grasas y la sal puede desequilibrar nuestro organismo.

Por ello, la experta recomienda «potenciar todos los alimentos ricos en vitaminas. La A, la C y la E nos ayudan a evitar la formación de radicales libres. La C está presente en los cítricos y también en el brócoli, los pimientos, el melón y el tomate.».

Otros alimentos que contiene la A serían la zanahoria, melón, brócoli y las espinacas. Además, «son importantes también las del grupo B ya fortalecen el sistema nervioso central y tienen un efecto relajante. Se encuentran en la levadura de cerveza, lácteos, carne, cereales, aguacate, repollo y judías verdes», explica la nutricionista.

También deberíamos incluir en nuestra dieta para reducir la ansiedad alimentos ricos en potasio, magnesio y calcio. «el calcio que nos aporta un vaso de leche templada antes de irnos a la cama puede ser muy útil para ayudarnos a conciliar el sueño«

Por lo tanto, abusar de comidas ricas en azúcar provocan un subidón muy rápido y un falso bienestar «seguido por un decaimiento brusco, hace caer en una espiral de picoteo continuo».

MÁS SOBRE: